Ojo con las corrientes de resaca

Las olas al romper pueden generar corrientes a lo largo de la costa, corrientes hacia la costa y corrientes de retorno hacia mar adentro. Estas últimas son las conocidas como corrientes de resaca.

 

Las corrientes de resaca se forman cuando el agua que llega a la playa vuelve mar adentro en zonas específicas y pueden formarse en muy poco tiempo, ocasionando gran peligro a los bañistas. En sencilla definición, este es un fenómeno que consiste en corrientes superficiales de agua que se dirigen mar adentro con gran fuerza.

 

Cuando la marea está bajando, las corrientes de resaca son más intensas. Usualmente las olas con periodos largos (tiempo entre una cresta y otra), son indicativos de rompientes fuertes en las playas. Por ejemplo, olas con periodos mayores a 15 segundos entre una y otra, especialmente en mar abierto, generan fuertes corrientes de resaca.

 

En Costa Rica es frecuente escuchar sobre casos de ahogados en las playas, especialmente en temporadas de alta visitación. La tendencia de muertes por sumersión constituyen hoy en día una de las mayores causas de muerte accidental en el país, con un promedio de entre 140 a 190 personas al año.

 

Aunque la corriente de resaca no sumerge a la persona, esta, al verse arrastrada, entra en pánico, se cansa y se ahoga.

 

¿Cómo detectarlas?

 

Las corrientes de resaca inhiben el oleaje, esto porque la fuerza de empuje hacia dentro hace que las olas en esa zona no rompan de igual forma, o sean prácticamente inexistentes.

 

Es decir, si en una playa vemos zonas de rompiente intercaladas con otras zonas en donde no hay olas, posiblemente estemos ante una corriente de resaca.

 

Aparentemente será una zona tranquila, pues no hay olas, y podría ser elegida para tomar un baño, sin embargo esto es un error, pues en cuanto dejemos de tocar el fondo no podremos controlar nuestra vuelta a la arena y seremos arrastrados hacia dentro.

 

Es posible a veces distinguir al frente de la corriente acumulaciones de partículas, organismos o material orgánica en descomposición. La mayoría de las corrientes de resaca en Costa Rica son visibles, dado que el sedimento (o arenas) donde rompen las olas, es fino y fácil de suspender.

 

En el caso de Punta Leona nuestros guardavidas colocarán las banderas o rótulos de precaución en caso de detectar alguna corriente, o bien, llamarán la atención de los bañistas incluso solicitándoles salir del mar.

 

  1. indispensable que usted no solo de respete la señalización en la playa sino de acate las instrucciones de nuestro equipo de guardavidas.

 

Escapando a una corriente de resaca

 

Los bañistas atrapados por la corriente intentan nadar hacia la playa, muchas veces contra la corriente, se agotan en el intento y entran en pánico.

 

Una vez dentro de la corriente, lo más importante es no entrar en pánico y dejarse llevar porque la corriente dejará de arrastrar tarde o temprano: También son conocidas como corrientes de retorno porque los flujos describen órbitas circulares, es decir, que una vez fuera de su influencia se puede regresar por un lado u otro de la corriente con facilidad.

 

– No luchar contra la corriente.

 

– Escapar de la corriente nadando en dirección paralela a la orilla. Cuando esté fuera de la corriente, nadar diagonalmente lejos de ella y hacia la orilla.

 

– Si no se logra escapar nadando, mantenerse a flote será siempre la prioridad, hasta que la corriente deje de arrastrarle mar adentro (raramente esa distancia será de más de 50 metros).

 

– Cuando la corriente se haya disipado, entonces hay que nadar diagonalmente lejos de ella y hacia la orilla.

 

– Si en algún momento se siente que no se puede alcanzar la orilla, debe pedirse auxilio a gritos o agitando los brazos.

 

Cesar Vargas

Periodista